Expresar necesidades

Estándar

En la meditación guiada con Avihay hacemos primero una ronda de necesidades. Hacemos una rueda en la que cada uno expresa una necesidad y luego entramos en la meditación. Es como enviar un mensaje al subconsciente, igual que cuando escribimos un mensaje en una botella y la lanzamos al mar.

Recuerdo los primeros días cuando iba caminando hacia la clase y pensando en cuál sería mi necesidad, muchas veces no era capaz de encontrar nada concreto. Y no porque no necesitara nada, sino porque a veces el trajín de cada día es tanto que simplemente no me ha dado tiempo de sentirme. Imagina, aparece el genio de la lámpara y no se te ocurre ningún deseo que pedir. El trayecto me servía para recapacitar y valorar cómo había sido el día, qué preocupaciones o molestias podía cargar inconscientemente sin haber tenido tiempo siquiera de atenderlas. Luego en la meditación, aunque no pensaras deliberadamente en ello podía llegarte una idea acerca de esa situación o una sugerencia, o simplemente la confianza en que de un modo u otro la solución va a aparecer.

En la meditación entras en el fondo de tu ser donde el teatro de las apariencias no existe, si esa preocupación se manifiesta aparece en su magnitud real. Cuantas veces engordamos los problemas por darles tantas vueltas y vueltas pretendiendo que se solucionen en el momento, cuando si nos relajamos y observamos, simplemente pasan, se van como si se los llevara el viento. Otras veces te das cuenta de que eso que tu ves como un problema en realidad no es una cuestión personal, es el problema de otra persona a la que quieres. Poco podemos hacer por solucionar los problemas de los demás, cada uno debe aprender por si mismo, podemos ayudar, estar a su lado, pero ni podemos ni debemos intentar cambiar a nadie. Así que eso también hay que dejarlo pasar, observar, ayudar y desligarse del proceso. Cada cual es responsable de su propio camino y hay que respetar el de los demás.

Lo que no deja de maravillarme, cuando entras en la calma y la quietud de la meditación, es la claridad con la que se muestran tanto los problemas como las soluciones, que son extremadamente sencillas. Una vez apartas todos los conflictos mentales y las preocupaciones, la solución es siempre tremendamente simple. ¿No quieres hacer esto? pues no lo haces y ya está. Todo se resuelve desde el amor y el respeto tanto a ti mismo como con los demás. Eso si, no vale como necesidad ‘quiero que tal persona me ame’, porque no es correcto intentar manipular los deseos de las otras personas. En realidad cuando estas en el centro de tu corazón no te preocupa tanto como te aman, lo que te importa es sentir como amas tu.

Con el tiempo el proceso es al revés, no busco una necesidad para cuando voy a meditar, intento sentir en todo momento de la vida y en el momento que hay una necesidad acudir a la meditación. Si puede ser una meditación larga mejor, pero si no bastará un momento de silencio, de calma o unas cuantas respiraciones profundas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s