Cambiar la realidad con el ejemplo

Estándar

O también podría haber titulado este blog “Sobre la maldad y los juicios”.

Hoy he leído esta frase de una tal Sofía: ”Si no puedes soportarme en mis peores momentos, ten por seguro que no me mereces en los mejores” y me ha parecido una actitud egoísta y estúpida. ¿Acaso alguien se merece tus peores momentos? Para mi esto solo es una excusa a tu mal comportamiento. Si algún día te ves sola, no te engañes pensando que no te merecen, puede que sea porque no te aguantan. Y a continuación he visto éste pesimista video que muestra actitudes que me han parecido odiosas.

Todo ello ha producido una ebullición de sentimientos y de pensamientos, pero sobre todo de juicios, por ejemplo los que ya he dicho: egoísta, estúpido, odioso, pesimista… Yo no puedo ser indiferente a la maldad por más que se produzca en mayor o menor medida, pero que fácil nos resulta juzgar el comportamiento de los demás. Que rápidamente emitimos juicios y con eso parece que ya nos quedamos más tranquilos, que resolvemos algo.

Me pregunto si algunas de las personas odiosas del video podrían pensar como Sofía, que a pesar de sus malos momentos merecen nuestro amor. O que su actitud está justificada porque ellos han sido también maltratados. Me imagino hablando con esa persona que tira los gatitos al río, quizás lo haga porque estén enfermos y no los pueda cuidar, quizás haya llamado a la protectora y le dijesen que estaban completos, quizás ella misma llamó para los rescataran, antes no los aceptaron paro ahora si los rescatan, probablemente no lo hace por gusto y se alegrará si le ofrecemos una solución.

El mundo está lleno de posibilidades y de ironías. En un momento dado ves algo, crees que lo entiendes y te sientes capaz de juzgar a la persona, incluso piensas que la puedes aconsejar. Y es mucho más fácil que involucrarte e intentar ayudar. Nos gustaría cambiar el mundo, cambiar la realidad, pero a menudo no nos sentimos capaces o no sabemos.

Lo cierto es que todos vamos dejando un reguero de ‘maldad’ en nuestras vidas, del que apenas nos hacemos conscientes, sólo a medida que crecemos y aprendemos. Vamos andando por la acera y no vemos a esas diminutas hormiguitas que pisamos, comemos pollo o chuletitas y no vemos a ese animal maltratado o sacrificado, nos reímos de esa persona porque nos parece divertido y no vemos que le estamos haciendo daño, negamos nuestra ayuda a tanta gente casi a diario y sin mirar siquiera, criticamos, pegamos, robamos,  matamos… Es terrible pensar en la crueldad de la que es capaz el ser humano. Naturalmente no todos somos iguales, pero casi todos tenemos argumentos para justificar nuestro comportamiento y juzgar el de los demás.

Yo no se si se puede cambiar el mundo, quién podría distinguir lo que es maldad de lo que simplemente es ignorancia. Nadie nace aprendido, todos estamos aprendiendo a ser mejores y cada cual está en un nivel distinto de evolución. Entonces no podemos decir que nadie es mejor ni peor que otro, solo que está aun nivel distinto de evolución.

Y esa es finamente mi conclusión, más que  juzgar hechos ni personas, creo que debemos esforzarnos en cambiar nosotros mismos y hacer que nuestro ejemplo, nuestra compasión  y nuestra ayuda sea la que produzca el cambio. No hablo de pasividad, hablo de acción sin juzgar, sin forzar. Hablo del poder del ejemplo y de cambiar la realidad cambiando tu mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s