El desapego

Estándar

El término ‘desapego’ apareció en mi vida cuando empecé a leer sobre yoga. Mi primera reacción fue de rechazo, me pareció antinatural. Si te has de desprender de todo al final de la vida, ¿Cuál es el sentido de adelantarlo? Probablemente una de las primeras palabras que aprendemos es ‘mío’ y bien que nos peleamos por los juguetes ya desde pequeños. Para mí es natural apegarme a mis cosas, que yo valoro y cuido, a lugares que me traen recuerdos, a las costumbres que me hacen tan cómoda la vida, a las personas por supuesto: sobre todo a la familia, eso está en nuestra memoria genética. Y cómo no, el mayor de los apegos: a la vida misma.

El yoga enseña que hay que liberarse de los deseos y los placeres a través de la voluntad. Bueno, puede que con otra educación y en otras circunstancias me fuese más fácil, pero a mi me cuesta entender el objetivo mismo. Yo pienso que la vida es un regalo y que tengo la inmensa fortuna de disfrutar de una situación acomodada, de seres a los que amo y que me aman. La vida me parece maravillosa, ¿Por qué no aceptar el regalo y disfrutar? ¿Por qué hemos de desprendernos de estos dones? ¿Cuál es el beneficio de la estoica y sacrificada indiferencia? Han tenido que pasar unos cuantos años para que empiece a vislumbrar que mi interpretación del desapego era equivocada. Me quedé en la idea de que el desapego significa separarte de lo que aprecias, aprender a no aferrarte a nada, a no esperar, a no desear para no sufrir. Indiferencia. Y si, en parte es eso, pero ahora entiendo que ese no es el fin.

Creo que la meditación ha jugado un papel importante en este proceso, porque al meditar te separas de todo lo que te rodea, tanto de lo que amas como de lo que tienes. Momentáneamente te separas de todo eso que se puede percibir como ‘la película’ de tu vida. Experimentas con la sensación de sentir lo que eres, más allá de los pensamientos y las emociones. Desde la serenidad y la fuerza de esa distancia he sido capaz de aceptar lo que anteriormente no me atrevía ni a mirar siquiera: Que todo es pasajero y efímero, que todo pasa y todo cambia. Cada día trae una noche y un día posterior, lo pasado queda atrás y el futuro esta lleno de posibilidades. Eso que antes me causaba un vértigo insoportable, ahora lo enfrento y lo acepto. La meditación me ha enseñado que más allá de todo esto hay una plenitud, una paz y un amor que lo supera todo. Curiosamente es justo esa distancia y esa fuerza la que me permite entender lo preciosa y lo valiosa que es la vida, es el desapego lo que me hace amar mejor la vida. Precisamente ahora que puedo aceptar el hecho inexorable de que mi existencia material en este mundo es fugaz y finita, es cuando más puedo apreciar y disfrutar del regalo de la vida. Ahora es cuando siento que necesito vivir cada día y gozar de la vida al máximo.

Ahora entiendo que el apego no es más que otra sombra de la ignorancia, significa aferrarnos a lo que es perecedero y asumir la rutina del día a día como algo natural, es la seguridad de lo conocido por el miedo a mirar más allá de eso, es identificarse con algo que es lo que tenemos pero no es lo que somos. Y es que no sabemos lo que somos en realidad, si no experimentamos lo que es el alma.

Ahora entiendo y valoro la importancia de practicar el desapego, no por la acción de desprenderse de algo, porque la acción en si misma es irrelevante, es para llegar al conocimiento de que somos mucho más que lo que experimentamos con la vida. Nos ayuda a alejarnos de tantas falsas ideas a las que nos aferramos por necesidad propia o por influencia externa y quedarnos con la esencia, lo que alimenta nuestra alma. Esa liberación de la que habla el yoga, me parece más próxima.

Anuncios

»

  1. Buenos días. No sabía de tu faceta de escritora bloguera. Me ha sorprendido gratamente. Mi enhorabuena por saber transmitir tu interior y por hacerlo público para que podamos “empaparnos” de tus vivencias, reflexiones, pensamientos, sentimientos….. todos aprendemos de todos, por eso te doy las gracias por darme la oportunidad de que tú seas también mi “maestra”. Un besito, guapa.

    • Muchas gracias 🙂 Me encanta recibir comentarios porque como bien dices todos aprendemos de todos. Y yo escribo fundamentalmente de las cosas que necesito aprender, que curioso. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s