Creer

Estándar

¡Qué palabra tan sencilla y tan cargada de significado! Determina cual es mi pensamiento sobre asuntos difíciles de asumir: existen Dios, el alma, los extraterrestres. Aunque viva sin ocuparme de estas cuestiones, no puedo evitar preguntarme tantas cosas que están más allá de mi entendimiento…

La palabra es peligrosa, elegir entre ‘creer o no creer’, es como decidir en un momento dado entre lo que es real o ilusión, para alojarme cómodamente en mi personal sistema de creencias. Y sin duda, ese sistema de creencias no es tan personal como yo me creo, sin duda está influenciado por mi cultura, educación e información que recibo.

El caso es que si creo que no puedo llegar a una meta, no lo voy a intentar siquiera. Por tanto, es muy importante que no me encierre en mis creencias, abrir o soltar la mente, soltar los condicionamientos. Eso me lleva a sentir más que a pensar: pienso que no soy capaz de asumir ese reto, pero siento que quiero intentarlo y para mi sorpresa lo consigo sin dificultad. ¿De cuántas cosas sería capaz, sin haberlo imaginado siquiera?

Ahora prefiero no perder tanto tiempo y energía en definir mi pensamiento, en decidir si creo o no en tantas cosas extrañas. Prefiero una visión más práctica: me da igual creer o no en los extraterrestres, si existen o no, mientras su existencia no me afecte. O quizás sí me afecta pero me da igual, como el clima o como la economía mundial… cosas que no puedo cambiar o en las que no quiero involucrarme.

Sentir, experimentar, en definitiva vivir, son más importantes que creer. La experiencia personal es para mí más importante que ninguna cuestión que tenga la etiqueta de cierto o falso. Prefiero arriesgarme y abrirme a aquello que para mí es importante o simplemente hermoso, sin cuestionármelo. No quiero definirme entre si creo o no en las energías sutiles del cuerpo, prefiero experimentarlo y sentirlo. Elijo experimentar esa vía y no me preocupa la decepción o enfrentarme a otra realidad posible que pueda encontrar.

Hasta ahora he creído que yo soy mi cuerpo, he vivido dentro del límite de mi piel, creyendo ajeno mi entorno. Pero he probado a sentir que abarco mucho más y me gusta. Para mí tiene mucho más sentido pensar que soy un alma que ocupa un cuerpo, que un cuerpo que quizás tenga alma. Aunque en realidad prefiero no creer en nada, simplemente elijo vivir lo que deseo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s