Abrazar el mundo

Estándar

Cuando se estrenó la película Avatar, decían que a mucha gente le producía tristeza. Parece que el mundo de Pandora les era tan atractivo que les resultaba difícil volver a la Tierra. La película enfrenta dos formas de vida muy distintas, una muy integrada en la naturaleza, sencilla y espiritual, otra muy tecnológica, militarizada y materialista. Dos arquetipos que para mí simbolizan mucho porque también yo siento esa dicotomía.

Amo a la vida y amo al planeta, pero si extiendo mis brazos intentando abarcarlo todo en un inmenso abrazo, el amor se convierte en dolor. Me duele lo que le hacemos al planeta, destruyendo recursos y vida. Me duele lo que nos hacemos los humanos unos a otros, la injusticia, la maldad, la ignorancia. La fragilidad de la vida, la enfermedad. Me encojo y quisiera vivir en otro mundo más sutil, bello y amoroso.

Hay una cita de Krishnamurti que pone luz sobre esta cuestión: “Los problemas del mundo son tan colosales, tan complejos, que para comprenderlos y resolverlos hay que abordarlos de un modo muy sencillo y directo; y la sencillez y visión directa no dependen de las circunstancias exteriores ni de nuestros prejuicios y estados de ánimo individuales. Como ya lo he señalado, la solución no ha de encontrarse mediante conferencias o proyectos, ni substituyendo a los viejos dirigentes por otros nuevos y lo demás. Es evidente que la solución está en el creador del problema, en el creador de la maldad, del odio y de la enorme falta de comprensión que existe entre los seres humanos. El causante de estos daños, el creador de estos problemas, es el individuo, vosotros y yo, no el mundo, como creemos. El mundo es vuestra relación con otro. El mundo no es algo que existe aparte de vosotros y de mí; el mundo, la sociedad, es la relación que establecemos o procuramos establecer entre unos y otros.”

En efecto, el cambio debe empezar por uno mismo. De nada sirve negar la maldad o intentar huir de ella, porque es parte de la vida, no se puede separar de nuestra condición innata. Según mis preferencias, está bien buscar el orden, pero hay que entender el desorden. Es mejor recrearse en lo bello, pero no por eso rechazar lo feo. Evolucionamos hacia el amor, pero hay que entender que el aprendizaje pasa por la maldad.

Solo desde la completa aceptación de la naturaleza del mundo y de las personas, con todo lo que conlleva, puedo liberarme de la carga y del dolor de ‘lo malo’. Entonces puedo volver a sentir que abrazo el mundo entero y expandirme en el amor. Aceptando penas y sufrimientos, pero dejándolos pasar y regocijándome en el amor, la luz y la alegría, que es donde yo elijo estar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s