Un mundo mejor

Estándar

“¡Es lo que hay!”… Terminé la carrera con buenas notas, tengo preparación y experiencia pero no tengo trabajo y tengo que aceptar cualquier cosa… ¡Es lo que hay! Me presenté a una oferta de trabajo por 16, pero al hacer la entrevista me hablaron de 14, como tenían tantas ofertas decidieron bajar el salario… ¡Es lo que hay! Contraté a un amigo para este negocio de 12, pero a él le doy 2, de qué se queja si… ¡Es lo que hay! Nuestros representantes políticos se siguen subiendo el sueldo en cuanto acceden a un puesto aunque para lo demás no haya dinero… ¡Es lo que hay! La sanidad y la salud no es un derecho fundamental, está para el que pueda costearla y si tu enfermedad no produce beneficios no se investiga, la investigación es privada y eso… ¡Es lo que hay! Estamos en un nuevo milenio, pero en el mundo siguen las guerras y la migración mata a gran parte de los que consiguen huir de ellas… Si eres grande se te protege, pero si eres pequeño no importas, así te hundas… ¡Es lo que hay!, ¡Es lo que hay!, ¡Es lo que hay! No paro de escuchar la frase. A veces siento tristeza y otras veces rebelión, igual que le pasaba a Cafrune ¿Cuándo nos hemos vuelto tan conformistas? ¿Por qué lo aceptamos tan fácilmente?

No consigo entender por qué aceptamos tantas injusticias, por qué nos parece tan natural y normal lo que a todas luces es muy mejorable. Al menos a mí no me parece natural ni normal. Las noticias y los medios nos pintan un mundo gris, lleno de violencia y crueldad. La televisión, los libros o juegos nos ofrecen historias de canallas y psicópatas, perseguidos por policías corruptos, violentos o amargados. Traición, soledad, intereses, violencia, juegos de poder, desamor, desolación, ¿es este el mundo en que queremos vivir?, ¿es esto lo que hay? No lo creo. Aceptamos todo esto porque en nuestro pequeño mundo personal estamos cómodos con lo que tenemos, hemos llegado a creernos que con un techo, algo que echar a la boca, un móvil, wifi y un coche podemos ser felices. Nuestra crisis es bien profunda, nos conformamos porque hemos olvidado la capacidad de imaginar un mundo mejor.

Yo tengo una visión diferente. Veo gente sensible, inteligente e inquieta que busca vivir en armonía con la naturaleza. Gente solidaria que ofrece su tiempo y su cariño a personas que han venido a nuestro país en busca de algo de prosperidad y están necesitados de apoyo. Personas que buscan el camino del amor y crean grupos de ayuda para personas enfermas o necesitadas de asistencia. Maestros entregados que ayudan a los alumnos y buscan soluciones aunque les cueste el dinero. Personas que deciden involucrarse en ese mundo feroz de la política, para cambiarlo desde dentro y hacerlo más justo, como debe ser. Compañeros que hacen su trabajo en conciencia, entrega y humanidad, a pesar de que las circunstancias laborales no ayudan ¡Esa es la vida que quiero vivir!, ¡Esa es la gente con la que quiero compartir mi vida! Porque de ahí llegará el cambio.

Creo que un mundo mejor es posible, pero primero necesitamos tener esa visión de un mundo mejor para encaminarnos hacia ello, creer, vivirlo y respirarlo cada día.  Y no caer en la desesperanza, la impotencia, desprendernos de todas las creencias que nos condicionan y nos limitan. Así lo explica Jaques Fresco en su discurso que es de una de una claridad dolorosa,  pero es necesario alcanzar esa conciencia, como necesario es sacarse una espina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s