La historia personal

Estándar

Cuando nacemos nos consideramos seres únicos, especiales y en cierta manera lo somos, pero no tanto. Al fin y al cabo somos hijos, pertenecemos a una familia, una raza, por tanto heredamos una serie de características: la altura, el color del pelo, el color de piel, la predisposición a ciertas enfermedades, las fortalezas e inmunidad adquiridas por nuestros ancestros. Estos son los aspectos físicos, pero también heredamos el carácter, a menudo decimos “ha salido a su padre”. O quizás a su abuela, pero eso tampoco es una regla, la herencia no va siempre de forma lineal y progresiva, de repente puede salir un niño de ojos oscuros cuando toda su familia tiene los ojos claros, simplemente porque ese gen forma parte de su herencia y lo ha activado, aunque venga de un pariente muy, muy lejano.

No somos tan especiales, para lo bueno y para lo malo somos lo que somos en parte también por lo que venimos heredando de nuestra familia durante muchas generaciones. Es obvio, ya lo sabemos, pero no todo lo que recibimos es fácil de aceptar. Quizás sea mi forma de ser, a mi no me gustaba cuando era joven que me compararan con nadie de mi entorno familiar, puede que sea porque para nuestro desarrollo personal necesitamos sentirnos libres e independientes para llegar a ser aquello que deseamos ser. Es un proceso lógico y natural, sin embargo debe llegar el momento de aceptar y entender las herencias familiares.

Evolucionamos, como bien describió Darwin. Un hombre de hace 6 mil años no sobreviviría en nuestro mundo actual, al igual que nosotros tampoco en el suyo. Evolucionamos porque aprendemos y nos adaptamos a un mundo que cambia constantemente. Pero la evolución no es solo física, evolucionan emociones, pensamientos, la forma de sentir, vibrar. Ya sabemos que no somos solo materia, nuestro cuerpo físico también abarca otras manifestaciones, emocional, mental, espiritual, cósmica. Sí, también nos afecta la luna, el sol y Marte. Los psicólogos hablan del yo consciente, así como existen también el consciente personal, familiar, social, el inconsciente personal, el inconsciente colectivo, capas y capas que conforman un todo al que Jung llamaba el Self. Lo que somos se puede entender y experimentar como una individualidad personal, pero abarca mucho más. Como las capas de una cebolla, desde la capa externa, que es la que tocas, palpas, ves y hueles, puedes ir abriendo capas y encuentras otra más, cada vez más imperceptibles, más sutiles.

Entender todo esto me sirve para darme cuenta de que hay partes de mí que son producto de mi propia evolución personal. Pero aunque me empeñe, habrá cosas que sólo podré entender desde una perspectiva familiar o social. E incluso el origen de esos efectos puede tener raíces bien profundas en el tiempo, abarcando experiencias y situaciones que han vivido familiares a los que ni siquiera he conocido en vida. Por ejemplo, puedo tener un miedo irracional a las arañas, pero es probable que algún ancestro mío haya sufrido su picadura venenosa. O puedo sufrir de claustrofobia, quizás porque mi bisabuelo era minero y padeció algún accidente traumático. Y no viene mal saberlo, porque al entender esa situación puedo sanar, hacerme consciente de los condicionamientos y evolucionar.

Para recuperar esta historia, el material inconsciente de la intuición, los sueños, la creatividad, son muy interesantes. Aunque estamos acostumbrados a desecharlos porque no reconocemos su importancia. También algo más próximo, la historia familiar, yo he olvidado muchísimo de lo que sabía de mis mayores, apenas conozco a mis abuelos. Pero ahora voy a intentar recuperar la historia de mis mayores, un proyecto emocionante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s