Amar La Tierra

Estándar

Quién no se ha emocionado alguna ver al ver la magnificencia de un atardecer, la belleza sutil de una flor o la ternura de un cachorrillo. Maravillas de la creación en nuestro planeta. Cada uno de nosotros es en esencia parte de este planeta, terrícola, nacemos en él, nos alimentamos con lo que nos da, respiramos su aire y a él retornamos al fin de nuestros días. Por qué entonces nos consideramos tan ajenos a la Tierra, como si fuésemos unos simples inquilinos.

Supongo que es natural al nacer y crecer, sentirnos únicos y especiales, separados de el resto del universo, conscientes sólo del entorno más próximo, así desarrollamos nuestra individualidad. Más tarde, algunos más que otros, desarrollamos una conciencia ecológica y pensamos en cuidar de la naturaleza y proteger sus recursos. Pero para mí, en este momento de mi vida, el planeta es mucho más que un hogar. Siento al planeta en su conjunto como un organismo vivo y palpitante, que se expresa y que se enfada, que nos cuida y nos protege. Por eso me duele cuando veo cómo lo arrasamos, explotamos sus dones sin medida y lo llenamos de basura. Lo siento como a un ser querido cuando es maltratado.

Tal como yo lo entiendo y siento en el fondo de mi corazón, nos hemos separado de la vida. El materialismo, consumismo, la industrialización y la tecnología aplicadas sin conciencia, nos enajenan de lo que somos. ¡Pura vida! ¿Acaso la materia y la energía que sostiene nuestra existencia no son la misma que compartimos con el resto del planeta y el universo? Así pues es natural sentir, cuando nos permitimos el lujo de hacerlo, que el sol nos carga de energía, que el agua nos da vida, maravillarse ante el milagro del nacimiento de un nuevo ser, el esplendor de un bosque, la inmensidad y la fuerza de un océano. ¿No nos sentimos más vivos cuando nos relacionamos directamente con la naturaleza?

Así lo siento, cuando medito en la naturaleza es más intenso aún. Entonces puedo sentir que mi identidad se abre a sentir la vida a mi alrededor, no soy yo y mi entorno sino un todo, siento como si una misma luz conectara todo lo que existe, lo etéreo, lo mineral o lo animado. Y en su conjunto me parece de una belleza tan sublime y armoniosa que no siento ningún temor en fundirme en un abrazo de amor con ese todo que es La Vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s