Elemento Espacio

Estándar

Recientemente estuve en un taller de Lu Jong impartido por Yuki Michiwaki. Para quien no lo conozca,  Lu Jong es un Yoga tibetano que en este caso trataba de Los Movimientos de los Cinco Elementos. Me pareció muy interesante, instructivo y beneficioso. Cuando Yuki estuvo hablando de los cinco elementos según el budismo tibetano, hubo algo que me impactó especialmente. Al hablar sobre el elemento espacio me invadió una sensación de conocimiento y comprensión, de repente una cuestión que en mi vida es un motivo de tensión empezó a cobrar sentido.

Según el punto de vista tibetano, todos los fenómenos de la existencia se componen de estos cinco elementos: espacio, viento, fuego, agua y tierra. El viento tiene la cualidad de movimiento. El fuego calor y transformación. El agua fluidez y cohesión. La tierra solidez y estabilidad. Y el espacio es el equilibrio de los otros cuatro elementos, es responsable de crear separación — espacio — entre las cosas.  En nuestro cuerpo el espacio es lo que lo mantiene todo en su propio lugar, permite la apertura entre las células, así como la oquedad de los intestinos y demás. (extraído de:  https://tulkulobsang.org/es/conocimientos-tibetanos/tibetan-medicine)

Hay ocasiones en las que siento que me falta espacio. Espacio en la agenda, por más que disfrute de lo que hago, necesito más tiempo “libre” en el que poder elegir lo que me apetece hacer justo en ese momento…, o no hacer absolutamente nada. Me gusta sentir espacio alrededor, tener libertad de movimientos. También espacio a la vista, mirar y expandir la vista a lo lejos, al horizonte, a las estrellas. A veces siento que me apetece separarme de todo, aislarme, buscar la soledad, la naturaleza, el silencio, la quietud, un espacio exclusivo para mí. Curiosamente parece que me falte espacio en el cuerpo, porque mi capacidad pulmonar es justita, mis orificios nasales tienden a ser pequeños y a veces me cuesta respirar.

Ahora me doy cuenta de que el espacio que yo estaba buscando está generalmente en mi exterior, pero resulta claro que esa necesidad que yo achaco siempre a condiciones externas, no responde a una situación externa concreta. Me explico, también puedo estar en una vorágine de actividad o en una melé de gente y no sentir esa necesidad de espacio. Por tanto debe haber algo más que explique mi sensación de necesidad de espacio.

Al practicar los movimientos de Lu Jong sentía que eso es justo lo que estaba necesitando realmente. El equilibrio que proporciona el crear espacio entre las cosas externas. Pero también la importancia de crear y sentir ese espacio en el interior. Sentir esa liberación, ese descanso que significa soltar todo, permitirse por un instante no saber, no buscar, no intentar comprender, no arreglar nada. Si puede ser meditando, genial. Si no, también me sirve relajarme, cerrar los ojos y respirar sin pensar en nada concreto, descansar en la naturaleza, mirar las estrellas o las nubes, escuchar música, hacer deporte…

Mi maestra Asun Tejero lo decía: el yoga no es hacer por hacer, hay que sentirlo. El cuerpo es un maestro, te habla y expresa cosas que puedes entender si estás atento. Hay que escuchar, así es como el yoga te enseña. Importante lección la que me ha traído el Lu Jong. Gracias Yuki.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s