El pastito interior

Estándar

Todos tenemos ese lugar interior donde nos sentimos a gusto, en paz, el espacio entorno se difumina, ya no me afectan las circunstancias externas ni las preocupaciones, el tiempo pasa y ni me entero. Observa tu quehacer de cada día, seguro que sabes a qué me refiero. Para algunos puede ser quedarse en la cama, para otros pintar, correr, música, pasear, escribir, bailar, etc. Normalmente son situaciones de reposo, introspección o creatividad. ¿Lo reconoces?, quizás lo visitas regularmente o lo recuerdas con añoranza porque hace tiempo que no lo visitas.

Me encanta la expresión que utiliza Miguel y que tomó de la viñeta de Mafalda, por eso la he escogido para el título:

pastito

Cada cuál tiene su propia puerta de acceso a ese “pastito interior”, si conoces la tuya puedes practicar de forma regular y cuando ya te conoces bien el camino, es mucho más fácil llegar allí y empezar a gozar. Si me habéis leído antes ya lo sabéis, mi puerta es la meditación. Pero no tiene que haber solo una puerta, pueden ser muchas e incluso combinarse entre ellas. ¿Y por qué es importante estar allí? Si te ocurre como a mi, puede que sientas la necesidad de parar y reconectar con tu esencia. O puede que simplemente por gusto. Sin embargo a menudo despreciamos este tiempo, lo tenemos relegado a tiempo de ocio o tiempo perdido.

¿Realmente apreciamos el valor de esta experiencia? A medida que lo practico de forma habitual, me doy más cuenta de su importancia. Sólo cuando estoy ahí encuentro que mi espacio interior se abre, tanto que puedo navegar entre mis partes del cuerpo, mis pensamientos, mis emociones e incluso mis experiencias. Observo cómo se encuentran, soy capaz de detectar algún problema porque ya no soy parte de él, me separo y lo veo en la distancia, sin involucrarme, sin que me afecte. Como a Miguelito 😉

Esta distancia no se debe confundir con indiferencia, estamos en la creencia de que hay que hacer siempre algo para resolver las situaciones, pero antes de empezar a actuar es bien importante saber dónde, cómo, cuál es el momento y la estrategia adecuada. En esa distancia, en ese espacio interior, las cosas se ordenan de forma natural en importancia, prioridad, se aclara y se simplifica mucho la vida. Se armonizan las experiencias exteriores con las interiores, te haces más consciente de tu realidad interior, tan habitualmente ignorada o relegada al inconsciente.

Te invito a visitar tu pastito interior, experimentar y ver su capacidad de transformar la experiencia de la vida. Gozar de él y ya me dirás si con el tiempo no cambia tu percepción de lo que es realidad.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s